viernes, 21 de julio de 2017

XV.

Todavía recuerdo
(Quizás porque te acabo de ver)
Tus ojos jondos
(Que no hondos),
Contemplando el cielo despatarrao
Contra la tierra inerme,
Con el brillo en los labios
Y el contento en la frente
Del que descubre sus piernas
Temblando por otro cuerpo.
Me lanzabas berríos
A través del olor a madre
De las eras
Que me estallaban en el centro
Del pecho inflao de impotencia
Y cosas verdes, marrones, rubias,
Como el vello que empezaba a crecerte
En los brazos,
Camino a la noche recóndita
Que enjaretaban tus manos.
Alguna vez nos pulsamos
Muy de pronto,
Muy de broma,
Pa’ probar,
Pa’ ser mayores,
Y mientras lo hacíamos
Yo me sentía más río
Que tú,
Eso lo supe en un momento.
Pero ahora,
Transitando con la mente de par en par
Y los puños apretaos
De nuevo tus confines,
Estoy feliz
De que te mojaras
Un poco la boca,
Un poco los días,
Un poco el alma
En mis aguas,
Aunque fuera
Muy de pronto,
Muy de broma,
Pa probar,
Pa ser mayor,
Pa hacerme grande.

viernes, 2 de junio de 2017

XIV.

Me he pateado todas las aceras
De este lugar
Con la esperanza a hombros
Jugando con mis orejas,
Arrancándome los pelos
Para hacerse una peluca,
Porque está vieja y calva.
Sofista empedernida,
Ha logrado persuadirme
De que el destino
Agita el rabo más
Que el deseo
Que me cuelga del pecho.
Yo he accedido,
Un poquito borracho
Y desencontrado,
A seguir caminando
Hasta que el hado
Asome el hocico
Por alguna esquina.
Pero ahora estoy acabando
De transitar el último callejón
Sin noticias de nuevas sendas.
La anciana que llevo a hombros
Ha dejado de divertirse conmigo…
«Bájame, guapetón,
hasta aquí,
hasta luego.»

domingo, 12 de marzo de 2017

XIII.

Cabezas redonditas se retuercen
Y se chocan, y se soban, y se mofan
Todas juntas bajo una luz lilita
Que chorrea coléricamente
Del techo privante,
Falso firmamento,
Papá de la falacia del milenio,
Cómplice del fachadismo
Que impera en nuestro mundo.
Estos bolindres extremadamente expresivos
Complementan a un compendio espeluznante
De torsos flacos, rimbombantes,
Carnívoros, cárnicos, carnales.
Muy guapos todos,
Dos besitos
Y un piquito
En el culo del alma.
En torno a tu figura infantil,
Inocencia repentina,
Sobre el centro oscuro,
Negro,
Lila,
Un tendedero descomunal
Con alambres de los que cuelgan
Aferrados a pinzas lilitas
Con sus manitas de toalla
Todas las prendas humanas,
Las feas,
Las guapas,
Las viejas,
Las prendas (a) secas,
Las mojadas.
Desde arriba un pentagrama
El tendedero
Ná más.
Por debajo las gotitas tristes
Forman charcos de semen
Y superficie.
Tu figura infantil,
Inocencia repentina,
No sabe muy bien
Si le (mar)avilla
O le a(bruma).
Baila,
Como un bolindre más,
Como un alambre,
Como una prenda
Lilita.

domingo, 22 de enero de 2017

XII.

Represión inválida
Y vieja
Paralítica,
Analítica,
Dócil.
Las yemitas de los dedos
Sobre la espalda
Seca,
Firme,
Taciturna.
Un traqueteo incesante
De manitas flojas
Que cierran sus falanges
En torno a la nuca triste.
Caminos de cuándo,
Soplitos de dónde,
No sabemos cuánto,
No esperamos qué.
Estrujo de carámbano
Y flores,
De urbes pestañosas,
De cal frita.
La ciencia del despojo,
El retablo del miento;
Siento:
Represión,
Compresión,
Ebullición...
Eterna.

lunes, 16 de enero de 2017

XI.

Desarme
Dulce y silencioso,
Cadencia leve desde el cuerpo,
Parto grave
Y platónico
De la materia,
Ploro maquiavélico
Y prostibulario,
Desplume instantáneo,
Secular,
Calafón de yaerahoras.
Desde mi cuna de mitos
Te conozco mejor que nunca,
Colgado del pico
De este sueño errante,
En busca del cállate
Y me tiznas.
Una hostia limpia
Al resbalar leve
Sobre tu pecho guapo,
Chorreo incesante
De chulería marmórea
Y plenitud moral y
Soñadora,
Y parece que ya estamos
Donde quería,
Y parece que ya estamos
Más allá del vino,
Más allá.